¿Qué es el estrés oxidativo?



El estrés oxidativo es un proceso normal que causa una serie de enfermedades importantes en nuestro cuerpo. Te explicaremos más sobre este proceso en nuestro cuerpo, sus causas, síntomas y cómo contrarrestarlo.

¿De qué se trata?

El estrés oxidativo es un proceso que se desarrolla en nuestro cuerpo como resultado de la abundancia de radicales libres y la falta de antioxidantes para combatirlos.

El aumento de los niveles de radicales libres y de oxígeno en nuestro cuerpo hace que nuestras células se oxiden, alterando su funcionamiento y destruyéndolas.

La generación incontrolada de radicales libres y la falta de antioxidantes para neutralizarlos dañan las moléculas y modifican los procesos biológicos, lo que puede conducir a enfermedades como el Alzheimer, el cáncer y el Parkinson.

Causas

La oxidación celular está causada por la escasez de antioxidantes en nuestro cuerpo como resultado de la sobreproducción de radicales libres. Este proceso está ocasionado por una serie de factores, los más frecuentes son los siguientes:

  • Deporte: La actividad física excesiva o de alta intensidad hace que el cuerpo necesite más energía y, por tanto, más oxígeno. Esto puede provocar una oxidación celular y un aumento de los radicales libres incontrolables.
  • Alimentación pobre de antioxidantes: Es fundamental llevar una dieta nutritiva para llevar una vida sana.
  • Para evitar la oxidación celular: Proponemos alimentos ricos en antioxidantes como el brócoli, los tomates, las alcachofas, las zanahorias o el chocolate negro.
  • Factores medioambientales: Otras fuentes de estrés oxidativo son la contaminación, el tabaquismo activo y pasivo, el consumo elevado de alcohol.

Síntomas

A continuación, hablaremos de los signos del estrés oxidativo, que aparecen cuando hay un exceso de radicales libres y no hay suficientes antioxidantes para contrarrestar sus efectos:

  • El envejecimiento prematuro se manifiesta en forma de arrugas y manchas en la dermis, y la piel pierde su suavidad natural.
  • Problemas de memoria: el cerebro puede empezar a funcionar mal, lo que provoca olvidos y pérdidas de memoria incontroladas.
  • Cambios físicos: Puede producirse un aumento de la rigidez articular, debilidad muscular y problemas de movilidad.
  • Problemas cardiovasculares: la oxidación celular puede inducir arritmias y cambios en la presión arterial.

¿Cómo combatirlo?

  • Para prevenir el daño celular, proporciona al cuerpo antioxidantes como vitaminas, minerales y enzimas.
  • Consume alimentos ricos en antioxidantes como el brócoli, el té verde, los tomates, las alcachofas, las zanahorias, etc.
  • Actividad física diaria: es fundamental mantener un estilo de vida activo y evitar el sedentarismo.
  • Evite los malos hábitos como fumar, beber alcohol.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados