Señales de que el cuerpo se encuentra en cetosis



La alimentación cetogénica es alta en grasas, moderada en proteínas y baja en carbohidratos que trae consigo una gran cantidad de beneficios para tu organismo.

El objetivo de este tipo de alimentación es entrar en cetosis, un estado en el que el cuerpo pasa de utilizar los carbohidratos como fuente de energía primaria a quemar grasa como combustible.

Normalmente, la glucosa en forma de carbohidratos, como el trigo, los cereales, las verduras y las frutas, es lo que da energía a nuestro cuerpo. Por otro lado, el cuerpo se vuelve autosuficiente en grasa almacenada cuando se reduce drásticamente el consumo de carbohidratos mientras se sigue la cetogénica. El hígado crea ácidos conocidos como cetonas utilizando la grasa, y estas cetonas se liberan de nuevo en la circulación y se utilizan como fuente de energía.

Las señales más comunes de la cetosis

Estos síntomas deberían desaparecer después de que el cuerpo se haya adaptado a su nueva condición de quemar grasa. Si alguno persiste durante más de tres semanas, puede significar que está entrando y saliendo constantemente de la cetosis como resultado de la ingesta de demasiados carbohidratos.

1. Mal aliento y olor corporal fuerte

Cuando el cuerpo convierte la grasa en energía, produce subproductos, uno de los cuales es la acetona, el mismo producto químico que se encuentra en el removedor de pintura de uñas. Estos residuos son expulsados por la orina, la transpiración y el aliento. Sin embargo, hay quienes ni siquiera notan algún cambio en su aliento u olor corporal.

2. Cansancio

Puedes sentirte agotado mientras tu cuerpo se adapta a una alimentación baja en carbohidratos. Durante las primeras semanas, se aconseja mantenerse alejado del ejercicio exigente mientras el cuerpo se adapta a utilizar la grasa como combustible.

Deberías empezar a sentirte con más energía y ser capaz de volver a la pista después de dos semanas. y no tener problemas para volver a empezar su régimen de ejercicio normal. Muchos deportistas afirman que la cetosis mejora los ejercicios intensos, lo que hace que merezca la pena soportar esos períodos difíciles.

3. Calambres

Tu equilibrio de electrolitos y minerales puede verse alterado por la reducción de la ingesta de carbohidratos, lo que aumenta el riesgo de desarrollar deficiencias de potasio, sodio y magnesio. Puedes sentir algún malestar si no tienes los tres, ya que todos ellos actúan para evitar los calambres.

Se aconseja consumir suficientes frutos secos, semillas, aguacate, verduras de hoja verde y pescados grasos para asegurarse de recibir suficientes minerales.

4. Falta de apetito

Si sigues este tipo de dieta, verás que te sientes cada vez más satisfecho con menos cantidad de comida. Esto se debe a que las grasas y las proteínas llenan mucho, y cuando se combinan con verduras ricas en nutrientes y bajas en carbohidratos, el cuerpo se siente lleno mucho antes.

Estar en cetosis hace que el cuerpo reconozca que tiene suficiente energía de la grasa almacenada para funcionar y no necesita más comida para hacerlo, lo que explica la falta de deseo.

Otros síntomas de la cetosis

Además de estos síntomas fundamentales, pueden aparecer otros como dolor de cabeza, náuseas frecuentes, micción nocturna, aumento de la sed, aumento de la energía y la concentración o problemas para dormir. Recuerda que el cuerpo está pasando por un proceso de adaptación, aunque debemos reconocer que muchas personas no presentan ninguna de estas señales al implementar una alimentación cetogénica.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados